miércoles, 15 de septiembre de 2010

Lo mejor de 2000-2009: Hoy toca...cine de superhéroes

A comienzos de este 2010 muchos blogs se llenaron con las cuasi obligatorias listas de lo mejor del año. Y ya que cambiábamos de década, se aprovechó para hacer balance de lo mejor de esos diez años que dieron comienzo al siglo XXI. De esto último pasé en su momento, pues aún me quedaban unas cuantas películas por ver que creí merecían consideración como posibles candidatas. Así, entre eso y la aglomeración de listas similares por la red, preferí esperar unos meses y comenzar con las mías. Ahora, comenzando el último tercio del año es buen momento para el balance. Pero he pensado que, con tantas ramas dentro de los varios géneros que tocamos en Ser cinéfago, según John Trent, lo mejor era crear una lista por cada uno e incluso algunas con los variados subgéneros. Cada lista contará con un pequeño repaso y las cinco películas que, bajo mi punto de vista subjetivo y dentro de lo que he visto, considero lo mejor y / o más destacable desde el comienzo del 2000 hasta finales del 2009. Así pues, empecemos el repaso con lo que hoy nos toca: superhéroes y antihéroes.

El cine de superhéroes se ha convertido en un género en sí mismo. Esta primera década del siglo XXI supuso su explosión definitiva comercial y, cada vez más, de intereses artísticos. Hollywood ha sido el principal artífice del renovado interés por su figura, y la adaptación de cómics (Marvel y DC a la cabeza, como siempre) ha sido el factor más determinante, aunque también ha habido personajes creados desde cero u otras ideas originales. Por otro lado, la figura del superhéroe no sería tan interesante de no haber antihéroes. Esos personajes también nacidos para combatir el mal pero con unos métodos no tan heroicos o limpios. Cuando no se trata directamente de personajes que, con superpoderes o sin ellos, se acercan más a la figura del vengador urbano, violento y no necesitado de connotaciones épicas. Dentro de todo este universo de posibilidades, y con las cientos que aún tienen que llegarnos en los próximos años, sale mucha propuesta mediocre o decepcionante, pero también unas cuantas que han sorprendido a propios y extraños, ya sea para confirmarse ante los más fanáticos de las viétas y / o el mundillo superheroico, o para aficionar y convencer a otro tipo de espectadores casi siempre distantes o prejuiciosos con este cine.



5. Spider-Man 2 (2004)
 
Sam Raimi tomó con mucho oficio el encargo de llevar a la gran pantalla al mítico superhéroe arácnido. Tanto que, después de la muy correcta primera entrega, en la que se presentaron los personajes, sus historias, motivaciones, y se pusieron sobre la mesa las consignas que debería llevar la saga, puso también la carne en el asador restante para indagar, aunque con ciertas limitaciones, en el interior de Peter Parker más allá de su alter ego, Spider-Man. Sin por ello perder un sentido del espectáculo cuasi clásico y muy bien llevado, dosificado para no tapar la historia ni los personajes. Tobey Maguire ha sido un buen hombre araña, y los villanos han cumplido, en este caso un estupendo Alfred Molina (de lo mejor de la función). No obstante, seguía habiendo algunos detalles demasiado edulcorados (la relación con Mary Jane, interpretada por una sosa Kristen Dunst) y algún personaje repelente (la abuela de Peter). El gran éxito propició una tercera entrega, también dirigida por Raimi, entretenida aunque inferior a ésta o la primera. Una tercera parte que cerró la franquicia para que, a día de hoy, en Hollywood ya estén manos a la obra con un reboot, director y actores nuevos incluidos.


4. Batman Begins (2005)

Cuando en 1997 Joel Schumacher terminó de cargarse con Batman & Robin lo que bien habia empezado con Tim Burton unos años atrás, el hombre murciélago quedó en el olvido de los estudios. No obstante, pese a que Burton hizo un buen trabajo con Batman (1989) y Batman Returns (1992), éstas quedaban lejos de presentar realmente al vengador de Gotham tal como uno lo comprendía en los mejores cómics que tuvo aparición (que, al menos para mí, son los de Frank Miller). Por eso, que un tipo tan prestigioso (ahora aún más) como Christopher Nolan se quisiera hacer cargo del regreso del personaje creó expectativas en muchos fans. Expectativas que se vieron incluso superadas con la gran aportación que supuso Batman Begins. Y es que Nolan, además de realizar un gran trabajo como director (aunque las escenas de acción en ocasiones siguen sin ser su fuerte) logró traernos al personaje tal cual muchos lo queríamos en pantalla. Explorando su interior, sus miedos, preocupaciones, y en realidad haciendo más un drama neo noir que una película de acción, sin por ello perder intensidad como blockbuster de primera. Uno de los repartos más redondos de los últimos años (Christian Bale como el mejor Batman posible y estupendas aportaciones secundarias de Michael Caine, Morgan Freeman, Gary Oldman, Cillian Murphy, no tanto de Katie Holmes). Pero lo mejor estaba aún por llegar...


3. Watchmen (2009)

Llevar a la gran pantalla la legendaria obra maestra de las viñetas Watchmen, escrita por Alan Moore y con dibujos de Dave Gibbons, se presuponía una tarea imposible. Cuando salió la noticia sobre la luz verde al proyecto, muchos fans del cómic sintieron que iban a manchar su nombre  con una mega-producción de gran corte comercial, con mucha acción y efectos especiales obviando lo más importante de la novela grafica de Moore / Gibbons: el complejo entramado argumental, lleno de personajes a cual más interesante y perturbador, con sus propias subtramas y motivaciones, en un mundo abocado al caos. Un futuro incierto repleto de referencias (anti) políticas donde los superhéroes solo son tipos “pasados de moda” que se ponen pijamas y no respetan ni son respetados. Aunque solo fuese por el tono, llevarlo a cabo siendo fieles a su contexto y concepto resulta un acto suicida actualmente. Más aún tratándose de una gran producción de 150 millones de dólares. Pero Zack Snyder, ayudado por el éxito comercial de 300 (2006) prometió que disponía libertad para llevar a cabo la mejor adaptación posible que, como fanático él mismo del cómic, tenía en mente. No mintió, desde luego. Pocas cosas se le pueden reprochar a Watchmen, la película. Es, salvando ciertos detalles y lo ya esperable (el tocho original no puede ser adaptado enteramente en dos horas y media), el más fiel y respetuoso traspaso al cine que uno pudiera desear. Una obra que con el tiempo será objeto de culto sin discusión, de una potencia visual arrolladora y un espíritu hipnótico que rodea la función. Su fracaso en taquilla fue el casigo a Snyder por haber seguido sus principios artísticos más que los comerciales. Pero ahora y más adelante, le deberemos, nosotros los aficionados, gratitud por mantener limpio el nombre del material original.


2. El caballero oscuro (The Dark Knight, 2008)

…Y llegó tres años después. Con Christopher Nolan de nuevo detrás de las cámaras y casi el mismo reparto. Casi porque, precisamente una de las novedades de esta secuela es la verdadera estrella de la función: Heath Ledger. El fallecido actor, convertido ahora en leyenda gracias a ésta interpretación, hizo un trabajo absolutamente brillante encarnando al Joker. Un villano con el que Jack Nicholson ya había dejado el listón muy alto en el primer Batman de Burton, pero que aquí, llevado hacia otros derroteros más malvados y realistas, consigue impactar y hacer olvidar interpretaciones pasadas. Pero El caballero oscuro no es solo Ledger, sino que es una propuesta más ambiciosa, más grande, más oscura, más profunda. También más densa si cabe que Batman Begins, aunque Nolan consigue configurar esa densidad, una vez más, para que siga siendo un producto comercial (su taquilla, como ya sabemos, fue impresionante) sin dejar de ser adulto y complejo. Accesible sin ser un producto fast food. Y probablemente, la mejor adaptación de un superhéroe de cómic jamás realizada. Lastima que no llegue a ser del todo redonda por algunas idas de olla y ritmo en el ultimo tercio (la escena de los barcos), pero las obras maestras tampoco tienen que ser perfectas.


1. El protegido (Unbreakable, 2000)

Si bien considero El caballero oscuro la mejor película de superhéroes adaptada del mundo del cómic, El protegido se lleva el premio como mejor película de superhéroes en general. Shyamalan se evadió del fenómeno creado con su primer gran éxito, El sexto sentido (The Sixth Sense, 1999) creando su obra maestra, incomprendida en su día por no ser lo que la gente esperaba de él y por su forma intimista, casi poetica, de llevar a cabo una historia de un superhéroe urbano, de a píe. Una persona que nadie conoce pero que ha nacido para cumplir dicho destino. La levedad del héroe no desarrollado, no expuesto a su verdadero yo llevando una vida rutinaria y lastrada por problemas familiares. Bruce Willis lo bordó y, cuidado SPOILER Samuel L. Jackson encarnó a un supervillano igualmente urbano, no conocido por las masas pero cuyos actos (terroristas) le llevan a encontrarse con el personaje de Willis, su alter ego. FIN DE SPOILER Shyamalan, que hoy en día anda un poco o bastante perdido, construía los planos de forma milimétrica, sin que ni uno solo sobrase o no tuviera significado. La de El protegido, que con los años será objeto de análisis por estudiosos del género (o subgénero), es una lección de cine que consta de cien minutos que, posiblemente, el director de origen indio no volverá a repetir.


Para la próxima lista: Lo mejor de 00-09 del…cine de zombis

6 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

También hacía tiempo que no me pasaba. Saludos.

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Pues es el subgénero actual que más pasiones levanta y que a mi menos me seduce. Quizás sea por eso que de la lista tan sólo me hayan gustado El Caballero Oscuro (peliculón que me encantó) y Watchmen (muy digna adaptación)

Saludos ;)

P.D.: Ya estás agregado a mis enlaces. Por cierto, ya nos conocíamos de "Diario de una mente perturbada", pero me alegro que también te guste Amazing Movies (le dedico más tiempo y esfuerzos, la verdad)

dragon negro dijo...

Muy buenas, aunque no lo parezca sigo pasandome asiduamente por aquí, pero es un placer recuperarte como comentarista, por cierto ¿Pasaras este año por Sitges?

Carlos Cubo dijo...

La navaja en el ojo: Pues eso, a ver si nos seguimos leyendo.

Pliskeen: Si, ya vi que eras el mismo, aunque no conocía en el que comenté. Sobre los gustos, pues ya sabes. No obstante, si no tienes especial afición por el cine de superhéroes, algo como El protegido lo más probable es que te aburra, aunque a mí me parezca una gran obra.

Dragón negro: Que va, este año no podré pasar por Sitges por motivos laborales. Las vacaciones las he tenido en otras fechas y me será imposible. Aunque me quedo con ganas, desde luego.

Alexme dijo...

Spiderman 2 es sin duda la mas fiel al cómic y la película más redonda de la saga, la tercera me pareció pésima.

Watchmen es una gran obra pero muy compleja y tiene constantes cambios de ritmo creo que tenia que o haberla extendido más o haberla dividido en dos películas, el resultado pese a ser bueno no es todo lo brillante que cabría esperar.

Be Batman me quedo con el caballero oscuro la cinta es una obra de arte en si misma, Nolan demuestra que es el mejor director actualmente.

Finalmente El protegido no es una película que me guste especialmente.

Felicidades por el post. Un saludo

Carlos Cubo dijo...

Hombre, respecto a Watchmen, lo que propones de dividirla en dos no es mala idea. En cierto modo lo hicieron, poniendo a parte los relatos del navío negro. Pero yo la sigo viendo, tal como está, lo más fiel al cómic que jamás hubiera imaginado tal como suelen ser las adaptaciones. Y sigo pensando que todo fan del original debe agradecer que Snyder que haya tenido valentía para llevar el proyecto de ese modo, pues muchos otros hubieran tirado por el camino fácil. En cierto modo, el fracaso de taquilla ha tenido su lado bueno: ahora dudo que les de a algún productor por comprar los derechos y hacer una secuela…