lunes, 21 de septiembre de 2009

Punisher: War Zone (2008)


Frank Castle, más conocido como Castigador, continua su particular lucha contra el crimen tras ver como asesinaban a su familia. Esta vez su mira está puesta en el mafioso Billy Russoti, el cual, tras perder una pelea contra Castle queda desfigurado, pasándose a llamar Jigsaw. La intención de Russoti para hacerse con la ciudad, y de paso acabar con su verdugo, es componer un ejército con las bandas que ejercen su poder en cada territorio.

El castigador es, al menos bajo mi punto de vista, uno de los más interesantes superhéroes (o antihéroes) salidos de las viñetas. Pese a ello, su traspaso al celuloide nunca ha sido redondo. Punisher (1988), que en Estados Unidos no conoció estreno en cines, se trató de una serie B correcta, aunque poco trascendental, con un Dolph Lundgren acertado como justiciero. La primera aportación con mayores pretensiones fue El castigador (The Punisher, 2004), que decepcionó bastante. La mejor factura, y los rostros más destacados (John Travolta ejerció de villano) no fueron suficientes para salvar una película que, aunque entretenida, se apartaba del espíritu transgresor y violento del personaje. Demasiado soft y bienintencionada. Tal como ha sucedido con otras recientes adaptaciones de personajes de cómic, Batman, Superman o Hulk entre ellos, se ha intentado reiniciar la franquicia. La estrategia de la propuesta que nos ocupa consiste en acercarse sin miedo a la oscuridad del personaje, no escatimar en la violencia necesaria y presentar a un protagonista menos hablador, menos carismático, pero más efectivo en su trabajo. Aunque el resultado ha sido mejor de lo esperado, y sobretodo superior a las dos anteriormente citadas, Punisher: War Zone ha sido olvidada tanto por los fans como por el público general, por lo que, a priori, ya nos podemos olvidar de nuevas entregas.

Punisher: War Zone es un proyecto relativamente arriesgado. A sabiendas de los riesgos el presupuesto no ha superado los 40 millones de dólares. No hay nombres conocidos en el reparto, es poco accesible al público no amante del cómic, y su violencia es por momentos brutal. A saber, actos de canibalismo, disparos a bocajarro, explosiones craneales, etc. Es lo que necesitaba una adaptación del popular castigador, y por una vez lo han conseguido. Ahora bien, en conjunto, la película no llega a destacar en nada salvo en lo citado. Funcionalmente dirigida por Lexi Alexander, que se dio a conocer con la inglesa Hooligans (2005), e interpretada también de modo funcional por Ray Stevenson (perfecto en presencia, aunque se podía haber sacado más del personaje), Julie Benz o el villano de la función, Doug Hutchison, transformado en una especie de Joker (el de Heath Ledger) de segunda división. No obstante, Punisher: War Zone se ve sin problemas, cumple con lo mínimo que se la puede pedir (frialdad justiciera, entretenimiento y algo de nostalgia) y resulta más gratificante que el resto de aproximaciones al personaje. Quizás algún día nos llegue la definitiva.

Lo mejor: Por fin se ha comprendido, o al menos en gran parte, el espíritu del cómic. La violencia campa a sus anchas, sin moralejas ni discursos políticos. Es una buena película de justicieros, y no aburre en ningún momento.

Lo peor: Que pese a los esfuerzos, tendremos que seguir esperando para ver una adaptación que, en su conjunto, se aleje de simple corrección.

Valoración (0 a 10): 6,5

Trailer



Leer critica Punisher war zone en Muchocine.net

2 comentarios:

Sir Laguna dijo...

Que curioso, a mi me parecio tenazmente aburrida.

JohnTrent dijo...

Tampoco he dicho que sea una gran película…está bien, me ha parecido entretenida...quizás la vea algo mejor de lo que es por ganar en comparación con las otras.