lunes, 1 de junio de 2009

Ancianitos buenos y ancianitas malas de estreno por Estados Unidos


Muchos eran los que desconfiaban de la comercialidad de lo nuevo Pixar. Se decía que una película de animación familiar protagonizada por un anciano no iba a llevar a los niños en masa a los cines. También se dijo eso sobre la rata cocinera de Ratatoullie (2007) y más recientemente sobre el robot (casi) mudo de Wall-E (2008). Sin embargo, dichas propuestas recaudaron, respectivamente, 621 y 534 millones alrededor del mundo. Viniendo de otra compañía de animación, no tengo muy claro que se hubiesen repetido tales resultados. Pero señores y señoras, hablamos de Pixar. Estos genios, los mejores en la animación 3d de la actualidad, saben como hacer buenas películas, entretenidas tanto para niños como para adultos, y con personajes siempre carismáticos. Lo que les diferencia de otros como Dreamworks o Fox, son los guiones. Las películas de Pixar tienen buenos guiones, no una acumulación de gags y canciones populares. Parece que el publico lo ha entendió una vez más, y ha respaldado a Up con 68 millones de dólares durante sus primeros tres días. Si a las espectaculares cifras le añadimos que se trata de la película con mejor crítica y opiniones del público en lo que va de año, la cosa mejora para las próximas semanas. El boca a boca funcionará a la perfección. El único lastre que tiene Up en su carrera hacia los 250 millones de recaudación final es la dura competencia. Y es que en breve llegan a las pantallas otras películas de tirón familiar y grandes expectativas comerciales, como La edad de hielo 3 (Ice Age: Dawn of the Dinosaurs), El mundo de los perdidos (Land of the Lost) o Imagine That.

Arrástrame al infierno (Drag me to Hell) llegaba a los cines como una de las propuestas de terror más esperadas del año. Y lo era más que nada porque Sam Raimi vuelve al cine de terror con ella. El trailer y las excelentes críticas apuntaban a un éxito mayor, pero finalmente se ha tenido que conformar con 16 millones en su estreno. No es una mala cifra, puesto que el presupuesto de la película es ajustado (aunque no hay cifras oficiales, se dice que alrededor de los 30 millones). A parte, es de sobra conocido que el cine de terror produce más beneficios en su posterior venta en formato domestico y televisión. Aún así, las previsiones apuntaban varios millones más durante el fin de semana. Todo queda en manos de ver si el boca a boca funciona y remonta un poco vuelo las próximas semanas. De no ser así, es difícil que pase de los 40 millones.

El resto de la taquilla es todo un mundo a examinar estos días. Nadie esperaba un taquillazo de Star Trek, sino un éxito correcto, o a lo máximo notable. Pero el reboot firmado por J.J. Abrams lleva acumulados unos espectaculares 210 millones, y todo apunta que el Entreprise terminará su viaje con cerca de 250 millones en el banco. Esto deja en ridículo las recaudación de otros blockbuster (a priori) mucho más esperados, como Ángeles y demonios (Angels & Demons), que a estas alturas ve difícil llegar a los 140 millones (que serían unos 70 menos de los que recaudó El código Da Vinci (The Da Vinci Code, 2006)), o Terminator Salvation, cuyo descenso de cerca del 60% en su segundo fin de semana la va a pasar factura. Si llega a los 140 millones será con mucha suerte, y estos serian 10 menos de los que recaudó Terminator 3: La rebelión de las maquinas (Terminator: Rise of the Machines, 2003), que ya de por sí no fue el éxito esperado. Más de lo mismo le sucede a Noche en el museo 2 (Night at the Museum: Batlle on the Smithsonian), que, a lo mejor que aspira ahora mismo es a quedarse a unos 90 millones de diferencia de la primera parte. Para terminar, apuntar que a X Men orígenes: Lobezno (X Men Origins: Wolverine) le va bastante bien, superando ya los 170 millones, aunque sin aspiraciones a pasar de los 180. Aún así, mantiene el nivel de buenas recaudaciones de la saga mutante.