sábado, 25 de abril de 2009

Frontiere (s) (2007)


Un grupo de jóvenes antifascistas franceses huyen de la policía camino de Holanda. En el camino, deciden hospedarse en un hostal. Para su desgracia, los dueños son una extraña familia de criminales nazis caníbales (¡!). La intención de éstos es matar a todos menos a la chica que les acompaña, para la cual tienen otros planes relacionados con su embarazo.

Estados Unidos siempre ha mandado en esto del terror. En la década de los noventa, se comenzó a especular con que los orientales serían el futuro del género. Pero en el siglo XXI lo que esta claro es que no son ni los primeros ni los segundos, sino los europeos los que están poniendo las cosas en su sitio. Se nota en cada festival, en cada foro. En España ha impactado Rec (2007), de Suecia nos ha llegado Déjame entrar, de Inglaterra The Descent (2006) o Eden Lake (2008). Pero los que se han puesto las pilas de verdad en los últimos años son los franceses. A ellos les debemos, dentro del terror más brutal, Alta tension (Haute tension, 2003), Martyrs (2008), A L´ interieour (2008) o la que nos ocupa. Lo suyo parece ser el cine visceral, la violencia más sádica. Eso es lo que encontramos en cada fotograma de Frontiere (s). No se trata de algo original. Hemos visto el mismo esquema en mil ocasiones desde La matanza de Texas (The Texas Chainsaw Massacre, 1974). Pero lo que hace de ésta una película más destacable que muchas otras similares, es la decidida inmersión en el horror humano. La realización del prometedor Xavier Gens es tan dinámica como potente. El guión es ágil. Desde el primer minuto se convierte en un tour de force vertiginoso. La banda sonora, añadida inteligentemente a las duras imágenes, evoca a lo épico. Todo se une en un conjunto que, no por hasta cierto punto previsible, deja de interesar en algo más de noventa minutos.

Xavier Gens, al igual que otros directores europeos de la última hornada, ha sido fichado por Hollywood. Dirigió la entretenida Hitman (2007), aún en co-producción con Francia. Por ello parece determinado a unirse al selecto club que forman, entre otros, Alexander Aja, Pascal Laugier, Alexander Bustillo, Julien Maury, Neil Marshall o John Erick Dowdle. Y quién sabe si pronto se unirán nuestros Jaume Balagueró y Paco Plaza, como ya lo hizo en su día Juan Carlos Fresnadillo. Queda claro que Hollywood ha visto la fuente de talento en Europa, y la va a exprimir a conciencia.
Frontiere (s) fué exhibida en España dentro del festival de Sitges de hace dos años, conquistando a muchos espectadores, aunque también recogiendo las reacciones encontradas de otros tantos. En Estados Unidos fue calificada NC-17, algo que rara vez ocurre. Por ello, su distribución quedo limitada a los pases del cada vez más popular After Dark Horrorfest.

Lo mejor: La brutalidad y el mal rollo del conjunto, pero sobretodo de los últimos veinte minutos. Los interpretes están entregados en todo momento, la banda sonora imprime aun más poder a las imágenes y el rollo nazi del guión al menos garantiza algo de originalidad dentro del esquema que ya todos conocemos.

Lo peor: Que estas películas queden relegadas a pases en festivales o distribuciones limitadas para luego, en no pocas ocasiones, darse a conocer por medio del esperable remake americano.

Valoración (0 a 10): 8,5

Trailer


2 comentarios:

Dude dijo...

La encontrare por la red??

Salu2

JohnTrent dijo...

Me costó, pero di con ella en el Emule, con sus correspondientes subtítulos. Si no la encuentras avísame y te paso el enlace.