viernes, 21 de noviembre de 2008

La divertida noche de los zombis (Return of the Living Dead Part II, 1988)


Unos vertidos químicos provocan que los muertos vuelvan a la vida con ganas de hincharse a cerebros humanos. Varios personajes, entre ellos una pareja de ladrones de tumbas, una joven con su hermano pequeño y el técnico de la televisión por cable, y un excéntrico doctor tendrán que enfrentarse a las consecuencias.

¡Cerebros, cerebros! Que recuerdos me trae esta película. Cuando aun no sabia ni lo que era el cine de zombis , y me hacia caca en la cama con las cuchillas de Freddy Krueger, vi en un pase televisivo La divertida noche de los zombis, y me acojonó lo suyo. Basta decir que, vista hoy, es obvio que la película no tiene ninguna intención de provocar terror, sino todo lo contrario. Su mismo titulo (al menos la traducción que hicieron en España) lo asegura. Y es que esta secuela de El regreso de los muertos vivientes (Return of the Living Dead, 1985), que ya de por sí contaba con bastante humor negro, es un despiporre general basado en los tópicos del cine de zombis. Pero no por ello deja de mostrar su aprecio por el mismo. Aquí los no muertos hablan (más que nada para pedir su alimento favorito, los cerebros humanos), se entretienen viendo videos de gimnasia, conducen coches, y se mueven como si se hubiese apoderado de ellos el espíritu del videoclip Thriller, de Michael Jackson.

Dan O´Bannon, director de la primera, deja aquí la labor para Ken Wiederhorn, conocido más que nada por dirigir, producir y escribir algunos episodios de la serie televisiva Las pesadillas de Freddy (Freddy´s Nightmares, 1988-1990). Esta claro que Wiederhorn no es O´Bannon, y la película se resiente un poco en la comparación. Con todo, y pese a la irregularidad en algunos momentos, La divertida noche de los zombis tiene momentos muy buenos, que se dan, sobretodo, en la primera media hora. Los dos ladrones de tumbas (encarnados, a modo de homenaje cómplice, por los protagonistas de la anterior entrega), la presencia del primer zombi (con la mítica frase “Quiero tu cerebro”), la cabeza rebanada de una zombi, que sigue con vida dentro de la bolsa, o la aparición de un delirante mad doctor. Aunque no sea nada del otro jueves, y aunque pese más su recuerdo nostálgico a fecha de hoy que su propia calidad, no hay duda de que estamos ante una comedia de terror entretenida y bastante simpática.

Lo mejor: Los primeros treinta minutos.

Lo peor: Algunos chistes prescindibles por repetitivos.

Valoración (0 a 10): 6,5

Trailer

5 comentarios:

zombi dijo...

¡Qué recuerdos! =D
También me dio miedo en su día, caray... Esos niños del principio hacen que los niños se identifiquen nada más empezar la película. Recuerdo la zombi a la que parten en dos con una escopeta. Es fantástico. Lo del barril... te juro que no sé por qué no se le cae a alguien la cara de vergüenza cuando saca un barrilito tóxico zombificador en sus películas. Ya en su día era para enrojecerse, jejejeje...
Tremendo su "eléctrico" final.

¡Saludos, Trent!

Machete dijo...

Apenas la recuerdo, tendría que volver a verla.

Davotanko dijo...

Es de mis películas favoritas. No me canso de verla, es genial, divertida y tiene zombies.

Ya estoy de regreso con nuevo blog y nueva imagen, ya te he agregado como Blog amigo. ¡Saludos!

Nos leemos.

Dude dijo...

Hace poco me vi las dos parts seguidas.

Resultan avismales la una de la otra.
La primera es toda una pelicula d culto.
Mientras q sta no deja de ser una divertida comedia familiar.
Yo no la valoraria tanto.

Salu2

Félix Redondo Casado dijo...

Hola Carlos. Me ha gustado tú crítica. Le das hasta más nota que yo. Hoy te cito en mi blog:
http://www.arqueocinema.com/2013/01/La-divertida-noche-de-los-zombies-Ken-Wiederhorn-1988.html