sábado, 18 de septiembre de 2010

Tiembla ministra de cultura: Harry Potter se pasa al gore


El mundo se está volviendo loco. Eso, o que los participantes del último (si sigue la línea, truño) de Harry Potter no pueden ver cosillas del último terror extremo francés u oriental, pues rogarían por abandonar este mundo cruel. A lo mejor simplemente es publicidad gratuita que se quieren dar, que es lo más probable. El caso es que el actor Nick Moran, que interpreta a un tal Scabior, asegura que han tenido autocensurar varias escenas porque eran demasiado sangrientas. Es más, según el productor, David Heyman, se vieron obligados a usar la tijera porque las imágenes eran más parecidas a cualquier entrega de la saga Saw (2004-¿?) que a la aburridas aventuras familiares del niño mago. No obstante, también salió recientemente una de sus protagonistas, Emma Watson, asegurando que, atención, “nosotros no vendemos sexo como en la saga Crepúsculo” (…) Lo cierto es que, dicen, comentan, murmuran, que el último ladrillo en papel de Harry (que para el cine será estrenada en dos partes: ésta que comento y varios meses después el cierre) contiene mucha más violencia, muertes y oscuridad que los anteriores. Si fuese así, me agenciaré el Blu Ray Director´s Cut & Uncensured. Si no…pues que el mundo siga su curso.  

2 comentarios:

MBW dijo...

Bueno yo he leído los libros y sigo las películas a cierta distancia (no me importa verlas en dvd ya pasado un tiempo). Y si sigue la narrativa del libro sí es cierto que hay muchísimas más muertes y es bastante siniestra esta última parte.

Esperemos que la tijera sea sólo en detalles de representación y no en metraje narrativo.

Saludos!

Carlos Cubo dijo...

Bueno, pero por mucha más violencia que pueda haber, no dejará de ser, a lo máximo, una película PG-13, como creo que ya lo fue alguna entrega de esta franquicia. Y la verdad, que no noté mucho la diferencia en ese sentido respecto a la primera o la segunda que se supone eran más infantiles.

Por cierto, bienvenido!