viernes, 15 de mayo de 2009

A l ´intérieur (2007)


Debido a un accidente de coche, una mujer embarazada pierde a su marido. Meses más tarde, aun deprimida y a poco de dar a la luz, recibe una inquietante visita nocturna. Se trata de una mujer que parece conocer lo que la ha sucedido. Asustada, decide no abrirla la puerta. Esto no será impedimento para que consiga entrar e intente hacer realidad su siniestro plan: arrebatarla el niño que lleva dentro.

En el festival de Sitges de hace dos años se exhibieron un par de películas francesas que causaron sensación. Una, la genial Frontiere (s) (2007), la comenté hace unos días. Pero la que de verdad conquistó a un gran segmento del certamen fue A l ´intereieur, calificada por muchos como “la película más violenta de la historia”. Tal descripción también fue utilizada, un año después, para hablar de la también francesa (y magnifica) Martyrs (2008), película que todos querían ver en dicha edición. Esto nos lleva a la conclusión de que Francia se ha puesto las pilas con el cine de terror, y ha comenzado una carrera a gran velocidad y sin mirar atrás. No se si se tratan de las más violentas de la historia, tal como aseguran, pero crudas son un rato. Y esto lo dice alguien que ha visto todo tipo de salvajadas en celuloide. La violencia de A l ´interieur no es solo grafica, sino también psicológica, que en ocasiones es la que realmente duele. Y el mal rollo omnipresente de la propuesta no se encuentra en las labores matarifes de la psicópata de marras, sino en el verdadero propósito de ésta. Tocar un tema tabú y poco visto en el cine como el intento de sacar, por las malas, el feto de una embarazada, ya ofrece suficientes situaciones malsanas. Y esto sin citar las artimañas que emplea para llevar a cabo su propósito.

En su punto de partida, A´l interieur resulta similar a tantas otras. Tenemos a la protagonista en su casa. Tenemos a una psicópata que quiere entrar, y finalmente lo consigue. Se trata de quince pausados minutos de introducción que sirven para pillar al espectador por sorpresa con lo que viene a continuación. Los jóvenes y prometedores Alexander Bustillo y Julien Maury llenan la pantalla de ésta, su opera prima, con imágenes difíciles de digerir, no aptas para todo tipo de sensibilidades. La violencia va tomando un ritmo in crescendo hasta llegar a un clímax final de esos que llamo “vacía salas”. No voy a joder la película a nadie. Solo diré que se trata de los minutos más terribles y brutales que uno ha podido contemplar en una película. Avisados quedan los sensibles, y sobretodo las mujeres embarazadas.

Lo mejor: La dirección de los debutantes Alexander Bustillo y Julien Maury; la banda sonora machacona en los momentos crueles, que suma la inquietud y el nerviosismo a lo sanguinario de las imágenes; la interpretación de una inmensa Beatrice Dalle en su rol de psicópata; y por supuesto, esos últimos quince minutos tan sádicos como valientes, que han hecho, y harán, que más de uno aparte la vista de la pantalla.

Lo peor: Se podrían haber pulido ciertas cosas del guión. En él, encontramos situaciones y soluciones a las mismas demasiado rocambolescas, que contradicen la naturaleza hiperrealista de la película. Pero nada que perjudique demasiado a un conjunto tan notable.

Valoración (0 a 10): 8,5

Trailer

3 comentarios:

Sir Laguna dijo...

Es una de mis peliculas favoritas. Mi Reseña.

Azid Phreak dijo...

Creo no exagerar cuando digo que es la película más salvaje que he visto en una pantalla de cine en toda mi vida. Me la recomendaron diciendo que visualmente era dura como el Alta Tensión de Aja, pero creo que la supera con creces.

En cuanto al climax final que comentas, aún tengo la piel de gallina.

Me congratula que Francia se esté erigiendo como cabeza visible del new age del terror. Me falta de ver Martyrs aún. A ver si la encuentro.

Un saludo John!

JohnTrent dijo...

Y esta por llegar La Horde, que tiene una pinta ESTUPENDA.