viernes, 19 de diciembre de 2008

La violencia del sexo (I Spit on your Grave, 1978)


Durante su estancia en una cabaña solitaria dentro de un pueblo, una joven escritora es torturada, violada y dada por muerta por un grupo de paletos de la zona. Al recuperarse, planeará una sangrienta venganza.

Dentro del denominado American Gothic se hizo famoso, allá por los setenta, el subgénero rape & revenge, en el que una o varias mujeres (y en ocasiones hombres), por lo general jóvenes y bastante guapas, eran vejadas, torturadas, violadas, y a veces asesinadas por los paletos de turno. Después, en caso de que sobreviviesen, ellas mismas se tornaban en salvajes justicieras, y en caso de ser asesinadas, parientes cercanos o amigos hacían las veces de matarifes heroicos. Los títulos más conocidos de esta vertiente son La ultima casa a la izquierda (Last House of the Left, 1972) y Defensa (Deliverance, 1972), ambas creadoras de escuela, aunque nunca superadas. De la primera parte La violencia del sexo, un exploit burro como pocos que, alejándose del esquema más terrorífico, se centra en los paisajes aislados y la vulnerabilidad de la soledad. En este caso, la venganza de la heroína, se centra, como curiosidad, en los placeres del sexo y la idiotez del hombre al pensar casi siempre con la tercera pierna. La protagonista, tras sufrir un horrible tormento (que se alarga durante la primera hora de película) paga a los violadores con su misma moneda: sexo sucio y sangriento.

Lastrada por cierta pesadez en el ritmo, la atmosfera fría y distante de La violencia del sexo y la exclusión prácticamente completa de una banda sonora que acompañe las imágenes crean a lo largo del metraje una sensación malsana omnipresente. Desde el primer minuto ves a la joven, y sabes lo que sucederá. Y cuando la sucede, estas deseando que todo termine para que lleve a cabo su venganza. Cuando llega la revancha quedan cabos sueltos (la actitud de los violadores no deja de ser demasiado ingenua), pero a uno le queda sensación de alivio en momentos como el de la bañera (castración vía cuchillo bajo el agua) o el triunfal clímax con la lancha motora, con la protagonista, hacha en mano, repartiendo estopa sanguinolenta entre los patéticos lobos, convertidos en corderos, que ni siquiera se sostienen flotando mientras se mean encima.

Lo mejor: La atmosfera malsana y los momentos de venganza.

Lo peor: El ritmo peca de demasiada lentitud en parte del desarrollo.

Valoración (0 a 10): 6,5

Trailer

3 comentarios:

Igor Von Slaughterstein dijo...

Lo mejor es el título en español XDD Buena reseña!

Saludos.

Machete dijo...

A mí me gustó mucho, completamente a la altura de La Última Casa a la Izquierda.

AtsuiAngel dijo...

mmm no sé pero me dieron ganas de verla...jmmm