viernes, 17 de octubre de 2008

Reflejos (Mirrors) (2008)

“Un ex policía encuentra trabajo como vigilante nocturno en unos antiguos grandes almacenes. Una vez allí, descubrirá que los espejos del edificio ocultan terroríficos secretos”.

Cuando Alexander Aja estaba en el festival de Sitges para presentar su película Alta tensión (High Tension, 2003) en otra sala se estaba proyectando El otro lado del espejo (Geoul sokeuro, 2003), una película de terror coreana que narraba la historia de un vigilante de seguridad enfrascado en una investigación a cerca de unas extrañas muertes provocadas por espejos. Cosas de la vida, unos años después Aja nos presenta su remake de dicha película. Y como ya hizo con la excelente Las colinas tienen ojos (The Hills Have Eyes, 2006) ha cambiado unas cuantas cosas del original hasta hacer una película que se vale por si misma sin necesidad de comparaciones. Además, ha añadido varios momentos de su particular modo truculento de observar la violencia, regalándonos dos escenas gore sublimes. Con todo, y como era de esperar, este Reflejos es la película más soft del director, así como la más comercial y accesible a un publico amplio. Y como también se esperaba, es inferior a Alta tensión y a Las colinas tienen ojos, pero no porque sea una mala película sino porque mantener ese nivel era bastante difícil.

Lo que diferencia a Reflejos de los variados remakes de películas de terror oriental moderno que se han ido estrenando recientemente no es otra cosa que la labor tras las cámaras de Alexander Aja. Tiene un estilo propio, en parte rompedor, que sugestiona y sabe como confeccionar algo nuevo a partir de una historia de fantasmas de lo más simple y predecible. Y también hay que destacar la buena labor de su actor principal, el recuperado por la serie televisiva 24 Kiefer Sutherland, magnifico en el personaje principal. No hay en Reflejos estallidos de calidad, salvo las dos escenas gore citadas, ni atisbo de especial originalidad, pero la trama se sigue con interés (aunque hay que reconocer que dos horas son demasiadas para una película de estas características) hasta llegar a un clímax final un tanto fallido, en el que los efectos visuales son utilizados más de la cuenta.

Lo mejor: Kiefer Sutherland, la cámara de Alexander Aja y los dos momentos más truculentos.

Lo peor: Que aunque mejor que la media, no pase de ser otro thriller de terror con espíritus moderno que no llame la atención más allá del primer visionado. Y que su clímax final termine siendo menos intrigante que el resto de la película

Valoración (0 a 10): 6,5

Trailer

2 comentarios:

Machete dijo...

Aun la tengo pendiente, pensaba ir mañana y tu critica me anima un poco mas a hacerlo, despues de tantas malas opiniones que he leido sobre el tema.

Anwar A.K.A Felipe dijo...

Buen blog el tuyo, pásate por el mío, seguro que te gustará.

Saludos desde:

http://cinemaworldycomics.blogspot.com/