viernes, 4 de julio de 2008

The Incredible Hulk (El increíble Hulk) (2008)

“Bruce Banner se encuentra escondido en Brasil, mientras el ejercito aun sigue su pista para cazarle y así dar con Hulk, el enorme gigante verdoso en el que se convierte cuando se excita. Tras localizarle y no poder hacerle frente, un veterano soldado se muestra voluntario para que experimenten con el un nuevo sistema de súper-soldado. En realidad, se terminará convirtiéndose en Abominación, una inmensa criatura que supondrá un reto para Hulk”.

Los inicios de Hulk en el mundo del cómic datan de 1.962, año en el cual Stan Lee y Jack Kirby crearon al personaje para el primer numero de las revistas de cómics The Incredible Hulk. Influenciado por el mito del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, Hulk (o La Masa, como también sería conocido en España) nos presentaba uno de los superhéroes más complejos y difíciles de ser nombrados como tal. En realidad, el gigante lleno de músculos en el que se convierte el personaje principal, Bruce Banner, cuando su estado de excitación supera unos niveles, es una especie de niño grande que solo desea que se le deje tranquilo. Por el contrario, siempre hay una serie de personajes maliciosos que lo llevan a usar su fuerza. Así mismo, el color verde del personaje cuando se convierte en Hulk, no ha sido el único con el que se ha podido ver al curioso superhéroe, sino que también fue gris (mas inteligente, aunque más débil), rojo (muy salvaje e incapaz de dominarse así mismo), o incluso fusiones como la del verde y el gris (en la que se manifiestan los dos Hulk y el propio Banner, aportando un razonamiento y una lógica que los otros no tienen).

Hulk no luchó siempre en solitario, sino que llegó a formar parte de Los Vengadores (entre los que se encuentran Iron Man o Capitán América), los Defensores (conducidos por el Dr. Extraño) o una sociedad secreta llamada Los Illuminati (en la que se encuentra el propio Dr. Extraño u otros como Iron Man y el Profesor X). En 1.977 Hulk llegaría a la pequeña pantalla con la popular serie que hizo famoso a Lou Ferrigno. Tras dos episodios pilotos, en 1.978 se puso por fin en marcha el rodaje de la serie, que duro en antena hasta 1.982. El éxito de la serie propicio la creación de otra, esta vez animada, ese mismo año, además de una serie animada más que llegaría a los televisores en 1.996. No sería hasta el 2.003 cuando Hulk tendría su versión cinematográfica, dirigida erróneamente por un autor más dado a lo poético que a lo comercial como Ang Lee y protagonizada por buenos intérpretes como Eric Bana, Jennifer Connely o Nick Nolte. Con todo, la película fue un relativo fracaso comercial, no cumplió las expectativas de numerosos fans del personaje y llevó a los ejecutivos a plantearse muy seriamente aquello de dar luz verde a una secuela.

En lugar de una secuela, cinco años después los estudios Marvel, ya independizados de otras majors para de ese modo tener más que ver en lo que concierne a los beneficios comerciales de las adaptaciones, decidió poner al día la historia de Hulk. Eso si, el nuevo Hulk no sería una secuela ni nada por el estilo, sino una nueva mirada al personaje con un enfoque diferente, algo que aportaría un equipo, tanto técnico como artístico, totalmente renovado. De este modo, la dirección pasó de Ang Lee a alguien con mucho más sentido del espectáculo y especialista en cine de acción como es el francés Louis LeTerrier, responsable de Transporter o Danny The Dog. Para los personajes principales de nuevo se eligieron estrellas conocidas y de calado artístico, como los grandes Edward Norton y Tim Roth, en los papeles de Bruce Banner/ Hulk y del nuevo villano de la función, Abominación, respectivamente. Para el papel de la novia de Bruce Banner, que en la otra película encarnó Jennifer Connely, tenemos a una actriz igualmente muy atractiva pero con menos talento como es Liv Tyler.
Una de las cosas por las que el Hulk de Ang Lee no gustó a muchos espectadores fue por la falta de acción y exceso de verborrea seudo poética. Aquella película, efectivamente, no se adentraba demasiado en los terrenos del cine espectáculo (y cuando lo hacia, no resultaba del todo efectiva). Uno podría pensar que eso no es inconveniente para que hubiera sido una buena película, pero el problema se agravó cuando las dosis de pretensiones artísticas se quedaban igualmente a medio camino de los resultados esperados. Todo esto derivó en un Hulk confuso, sin garra y demasiado irregular y aburrido. Cuando la gente de Marvel se hizo con las riendas del nuevo proyecto, sabían muy bien que no querían caer en los mismos errores y optaron por seguir la exitosa estela dejada por el reciente estreno de Iron Man, película que ha conseguido unir a publico, critica y fans de los cómic con una mezcla bien dosificada de carisma, espectáculo y cualidades artísticas. La respuesta al esfuerzo han sido cerca de seiscientos millones de dólares en la taquilla mundial hasta la fecha.

Todo hay que decirlo, el que esto escribe no vió en Iron Man tantas cualidades como se ha dicho hasta la saciedad en decenas de medios y foros. Es una película correcta, medianamente entretenida y con un indiscutible carisma de su protagonista, Robert Downey Jr, pero en conjunto queda la sensación de que falta algo. Es como si uno hubiese pagado por ver un episodio piloto de dos horas que no termina de estallar, a la espera de que las esperables secuelas vayan ofreciéndonos más y mejor. Con El increíble Hulk, tal como se ha titulado a la nueva aventura del gigantesco monstruo verde para diferenciarla de la película del 2.003, me recorrió durante sus algo menos de dos horas una sensación parecida. No porque sus responsables no se hayan dejado la piel en mostrar espectáculo bien realizado cada veinte minutos (cosa que si se echaba un poco de menos en Iron Man) sino porque uno piensa que todavía falta algo para que se llegué a entender, cinematográficamente hablando, cien por cien la esencia del personaje.

Hay una loable intención de Louis LeTerrier (confeso fan del cómic) de no decepcionar a nadie (aquí entran los que despreciaron la anterior película como aquellos que la consideran infravalorada), pero cuando se intenta caer bien a todo el mundo, siempre pueden surgir problemas. Y es que El increíble Hulk se resiente de los problemas de montaje que surgieron en la pos producción, según se dice por culpa de la manía autoritaria de Edward Norton, que quería que la versión final durase más de dos horas y reescribio el guión. Al final los productores no le hicieron caso, y estrenaron en su lugar una versión recortada donde los personajes están dibujados de forma rapida, y dejando paso al puro vehiculo de entretenimiento. No es una mala elección, si se tiene en cuenta que el anterior Hulk fracasó precisamente por no tener en cuenta al publico masivo, pero la propuesta queda en un continuo estado de golosina visual (como ya lo eran los anteriores trabajos del director) sin demasiada trascendencia. Vamos, en una película de acción tan eficazmente realizada como fácil de olvidar cuando uno sale del cine. Se pasa un buen rato, pero la que se anunciaba como versión definitiva del mítico personaje de la Marvel no ha sido para tanto.

Lo mejor: Edwar Norton, Tim Roth y las escenas de acción, sobretodo la lucha final entre Hulk y Abominación.

Lo peor: Los recortes a última hora en la sala de montaje se hacen evidentes en algunos momentos de la trama.

Valoración (0 a 10): 6,5

Trailer


2 comentarios:

David Dunn (J. Lorite) dijo...

¡Coincidimos! La verdad es que a mí el nuevo "Hulk" me ha decepcionado ligeramente. Es un buen entretenimiento, pero solo funciona plenamente en sus secuencias de acción. Por lo demás, no se puede decir que sea una maravilla dentro del cine de superhéroes.
A mí el trabajo de Ang Lee me resultó admirable. Diferente y arriesgado a la vez, tal vez no logró encontrar a un público que captara del todo la propuesta. La primera vez que la vi me pareció, efectivamente, fallida, pero con un segundo visionado, gana muchísimo. El único problema que la veo es que, quizá, es muy fría. Por lo demás, ninguna objeción.
¡Ah! A mí "Iron Man" tampoco me encantó. Es una buena película dentro de su género, pero le falta algo de acción. ¿Entretenida? Sin duda, pero se preocupa demasiado en encandilar al espectador a través del fantástico perfil de su protagonista.

¡Un saludo!

Pliskeen dijo...

Yo no la veo tan vacía. Creo que se ha procurado darle un poquito de consistencia a la hitoria sin que sea simplemente una sucesión de escenas de acción (que en términos generales lo es, pero muy bien hilvanadas y con un trasfondo dramático interesante)

Creo que es exactamente lo que debe ser una película de superhéroes. Un buen entretenimiento sin caer en la superficialidad.

Saludos ;)